Mérida-La Roda
Actualidad
Comparte

Gracias a todos. Al equipo, del primero al último; a todos los estamentos del club; y, sobre todo, a vosotros, a la afición. Gracias a todos por permitirnos soñar. Si caes tres veces, levántate cuatro. Este equipo cayó no hace mucho tiempo, no hay que olvidar eso (estuvo penúltimo en la jornada 7) y se ha levantado tantas veces que ha llegado con vida y luchando hasta la última batalla. Hoy el Romano debía ser una fiesta…y lo fue. Quién haya estado esta tarde en el Estadio Romano ha asistido también a una comunión este domingo, a la mejor que pueda haber, la de un equipo unido a una grada. Esa unión no la puede separar nadie. Es indisoluble, independientemente de cómo vayan las cosas. La despedida de los jugadores y la afición, impresionante; con el técnico emeritense Eloy Jiménez a la cabeza, recibiendo el cariño de los romanos. El último día de la temporada el equipo cumplió, ganó 3-0 a La Roda, pero esperaba el tropiezo del Cartagena que no llegó. Solo cabe levantar la cabeza y gritar muy alto: “Vamos Mérida”.

El partido tuvo algo de historia hasta que los locales abrieron el marcador al inicio del segundo tiempo con una gran jugada de falta ensayada que culminó Bernal de tacón; si bien los de Eloy Jiménez desaprovecharon un penalti en el primer acto. Después, solo existió un conjunto, el Mérida, que cerró la temporada con dos goles más, frutos de Alex Díez, que realizó un fenomenal encuentro; y Diego Cascón.

Con el encuentro resuelto, todas las miradas apuntaban a Cartegena, esperando que el cuadro murciano cayera derrotado ante el Recreativo de Huelva. Pero les bastaba el empate y eso lograron. Un punto de diferencia entre ser cuartos y jugar playoffs y acabar quinto. Un punto del que nada vale ya lamentarse. Un punto que no debe empañar la gran temporada que ha hecho el AD Mérida, teniendo en cuenta cómo empezó y cómo ha terminado.

Lo dicho. Gracias a todos. Os esperamos la próxima temporada.

Un Comentario para “Gracias por permitirnos soñar”

  1. Ivan

    Muy querido Mérida AD,
    Les escribo para felicitarles la enorme temporada que han hecho. Es muy duro ser un emeritense que vive lejos de su tierra y que añora cada rincón de esa única e inigualable ciudad. El Mérida es para nosotros una hilo blanco y negro que nos une a nuestros orígenes y que nos hace sentirnos unidos a la ciudad que nos vio crecer. Es un orgullo estar cada domingo pendiente del resultado cuando a miles de kilómetros nadie comparte tu pasión.
    Tan sólo me gustaría dejar muy claro que no hay nada que reprochar cuando se ha luchado hasta la última jornada y se ha mantenido la llama de la esperanza viva. Sí, es sin duda una experiencia dura, muy dura, pero la vida es así y tenemos que aprender de esta temporada y hacernos más fuertes. Tenemos la base del equipo con unos magníficos jugadores y un entrenador que llegará muy lejos en el mundo del fútbol. ¡Ánimo y a levantarse! Desde el pitido final comienza la nueva temporada. No hay que tirar por la borda lo hecho este año y sí tener la cabeza fría. Veamos el vaso medio lleno y miremos hacia el brillante futuro que sin duda los dioses romanos nos tienen reservados.
    Volveremos a Segunda A tarde o temprano. No me cabe la más mínima duda. Yo tuve la fortuna de ver al Mérida ascender en los noventa y llegar a jugar contra los mejores equipos del mundo. Paciencia, trabajo y entrega es lo único que le pedimos a nuestro equipo. Todo llegará más tarde o más temprano. Pocas veces se ven unas imágenes de tanta entrega como las que se vieron en el campo al acabar el partido. Esa es la semilla del futuro árbol.

    Una vez más muchas gracias es un verdadero orgullo ser un romano emeritense.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *