Córdoba B-Mérida
Actualidad
Comparte

Ya no hay margen de error. Objetivo y obligación: ganar los 9 puntos que quedan en juego. La propia plantilla es la primera en asegurarlo, con su técnico Eloy Jiménez a la cabeza: “Si ganamos los tres partidos, estaremos arriba; y lo vamos a conseguir, estoy convencido”, ha señalado al final del encuentro de hoy en Córdoba, que ha truncado la racha de once partidos seguidos sin perder, y que supone una gran oportunidad perdida para afianzarse en los puestos de liguilla, pero que sirve a todo el plantel para saber que no caben más tropiezos. El conjunto emeritense se viene de vacío cuando tuvo numerosas ocasiones para haber incluso matado el partido en la primera mitad, como el propio entrenador romano ha manifestado; pero que, si tu no materializas, el rival te penaliza, aunque solo tenga una ocasión clara de gol. El filial cordobés aprovechó la que tuvo, y el Mérida no transformó las cuantiosas de las que gozó.

Sin embargo, como sucede también en el caso de victoria, el choque de hoy ya es historia y de nada vale lamentarse, sino empezar a trabajar para ganar el partido del próximo domingo en el Romano (17:30 horas) frente al Atlético Mancha Real. La pena. como el mismo Eloy señaló, es que los más de 200 aficionados emeritenses desplazados al Nuevo Arcángel no se llevaran una alegría que merecen con creces.

Y es que los hoy visitantes cuajaron una buena primera parte, bien posicionados sobre el césped, presionando desde la línea de arriba la salida de balón local y controlando el tiempo del partido. Hugo Díaz fue el jugador más incisivo de cara a puerta, realizando un gran trabajo en la línea de presión y gozando de varias oportunidades para abrir el marcador, pero sin fortuna de cara al gol. El Córdoba apenas se acercó a las inmediaciones del meta Mandaluniz en este primer acto.

Sin embargo, al inicio del segundo tiempo, y en su única ocasión clara hasta ese momento, el delantero Moha cabeceó a la red libre de marca un centro al área. A partir de entonces, Eloy Jiménez metió toda la artillería que tenía en el banquillo, dando entrada a Cascón, Hugo Rodríguez y Borja, para intentar darle la vuelta al marcador, sin éxito, aunque Óscar Rico tuvo el empate en sus botas al final del partido.

Lo cierto es que ese dicho del que perdona, lo paga, ha ocurrido este mediodía en Córdoba.

Pero lo cierto es también que quedan todavía tres finales y que hay que ganarlas. No se puede pinchar más.

Próxima parada; domingo, 30 de abril a las 17:30 horas en el Romano.

2 Comentarios para “Objetivo y obligación: 9 de 9”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *