Recre-Mérida
Actualidad
Comparte

Cuando se cantaba la victoria, llegó el empate. En el descuento, el Recreativo dejó al Mérida sin dos puntos que parecía tener en el bolsillo, pero puntuar fuera siempre es positivo a estas alturas de temporada. La invasión romana (400 aficionados en Huelva) presenció como se esfumaron dos puntos al final. Por cierto, digna de elogio una vez más la hinchada emeritense. La regularidad que tiene el equipo está fuera de toda dudas. Diez jornadas sin perder (seis triunfos y cuatro empates) dan fe de ello. Pero como siempre dicen todos los miembros de la plantilla, hay que ir paso a paso, y hoy el equipo duerme en puesto de playoffs; y hay otra final el próximo domingo en el Romano a las 12:00 horas frente al Linares.

El punto se basó en una primera parte muy buena por parte de los de Eloy Jiménez, potenciando las virtudes del equipo, sobre todo la estrategia a balón parado, y minimizando las del rival. Tras unos primeros minutos de tanteo, con el paso de los minutos el conjunto romano se fue haciendo con las riendas del encuentro y creando cada vez más peligro ante la meta rival. Está claro que para este equipo, el balón parado es fundamental. Y así llegó el gol de Paco Aguza. Saque de esquina que pone Hugo Rodríguez y el de Montijo remata en el primer palo. Esa jugada, por mucho que los rivales sepan del peligro que conlleva, está dando puntos muy valiosos a la escuadra emeritense. Corría el minuto 38 y apenas cinco minutos después los mismo protagonistas y la misma situación de juego pudo convertir el segundo. Alex Díez, Hugo Díaz y, sobre todo, Bernal, también las tuvieron para aumentar la ventaja en el marcador antes del descanso.

En la reanudación, el Recreativo notó la entrada arriba de Iván Aguilar, pero el equipo romano supo tirar de oficio en la segunda parte, leyendo muy bien lo que tenía que hacer en cada momento, jugando con las prisas del rival y dando tranquilidad al choque cuando era necesario. Eloy dio entrada a Óscar Rico y a Yacine, cambiando hombre de banda y delantero, pero manteniendo el mismo esquema de juego. Todo controlado hasta el descuento, donde también en una jugada a balón parado llegó el empate de los locales obra de Ernesto.

Lo cierto es que consigue un punto cuando se contaban tres, pero que ese punto es fundamental, que le hace dormir al equipo en cuarto lugar. Pero, queda mucho por hacer.

El domingo, todos al Romano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *