merida-linares
Actualidad
Comparte

Los 3.500 aficionados del Mérida que eligieron ir al campo, al Romano, han vivido hoy un verdadero domingo de pasión, que acabó en fervor hacia el equipo, no sin sufrimiento. Lo cierto es que el conjunto romano termina la jornada durmiendo en puestos de playoffs, tras encadenar once partidos sin perder (siete victorias y cuatro empates). Hoy había que ganar, y se ganó. La escuadra que dirige Eloy Jiménez realizó un gran trabajo durante todo el partido ante un rival, el Linares, que cuajó un buen encuentro y no puso nada fácil la victoria emeritense. Lo del gol local merece capítulo al margen, con Paco Aguza en plan goleador. Esta vez no fue con la cabeza, sino al empujar en boca de gol un remate de Ayoze tras una nueva jugada de estrategia a balón parado, la enésima. Ahora toca pensar en la próxima final, el domingo a las 11.30 horas en el Nuevo Arcárgel de Córdoba, frente al filial cordobés.

El encuentro tuvo dos partes diferenciadas. En la primera el Mérida tuvo más el control del juego y dispuso de ocasiones como para marcharse con más ventaja en el marcador, pero solo fructificó la de Aguza a los 28 minutos de partido. Los de Eloy Jiménez estaban muy bien posicionados en el campo, con presión desde arriba y con Bernal y Pardo manejando el centro del campo, dejando las alas para las continuas subidas de Marín y Alex Díez; mientras Yacine y Cascón se movían constantemente. El Linares parecía controlar bien las acometidas locales, pero no supo frenar esa estrategia a balón parado que tan buen rendimiento está dando a los emeritenses. Corpas fue su jugador más peligroso en este primer tramo del choque. Con buenas sensaciones para la parroquia local, llegó el descanso.

Tras la reanudación, los visitantes salieron dispuestos a controlar el juego, y por momentos lo lograron, mientras el Mérida generaba peligro a la contra, con Óscar Rico como estilete más peligroso. Los de Juan Ferrando pusieron muchas dificultades a los locales y demostraron tener mimbres como para no pasar apuros para salvar la temporada en lo que queda de campaña.

No ha sido nada fácil, los aficionados han sufrido hasta el final, pero despidieron con una gran ovación al equipo, sabedores del gran esfuerzo realizado para conseguir una nueva victoria que le permite dormir en puestos de opción a jugar la liguilla.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *