Actualidad
Comparte

Con sufrimiento, con mucho sufrimiento; y con la pizca de suerte que ha faltado en otros partidos, el Mérida ha logrado esta tarde en Jumilla una victoria clave para seguir aspirando a entrar en los puestos que dan opción a jugar la liguilla de ascenso. Ya lo dijo el técnico emeritense, Eloy Jiménez, el viernes en la previa del encuentro: ojito con el Jumilla que es un equipo que parece que no tiene nombre pero que está hecho para luchar también por ese mismo objetivo. Y tanto que no lo ha puesto fácil el conjunto murciano, ha costado muchísimo doblegarle, pese a contar con un jugador menos desde el minuto 26 por expulsión de Bello. El meta romano Mandaluniz evitó con paradas de mérito que el Mérida se viniera de vacio; y Diego Cascón se estrenó marcado cuando apenas quedan cinco minutos para el 90. Pero lo más importante, había que ganar… y se ganó.

Mejor el conjunto romano en la primera parte, donde fue de menos a más, y en la que controló la mayor parte del juego, teniendo un par de ocasiones muy claras, sobre todo una por parte de Hugo Díaz, para haberse ido con ventaja en el marcador.

Eloy Jiménez dispuso varios cambios en el equipo inicial respecto al pasado domingo, con el regreso al once de Pardo, Hugo Rodríguez, David Álvarez y Cascón, que suplía la baja del sancionado Yacine. Chino, Romero y Óscar Rico fueron en esta ocasión suplentes.

En este primer acto, Mandaluniz ya avisó en el primer minuto que el Jumilla iba a tener difícil superarle, realizando una primera gran parada a la salida de un saque de esquina. En la segunda mitad su participación resultó fundamental.

Tras el descanso, y con uno más sobre el campo, al Mérida le costó encontrar profundidad, hasta la salida desde el banquillo de dos bandas claras: Rico y Carlos Rodríguez. Este último en las postrimerías del encuentro puso en balón que rascó Cascón para hacer el único gol del encuentro y estrenarse como goleador romano.

En definitiva, había que ganar… y se ganó.

El domingo a las 18:00 horas en el Romano espera el Linense. Otra final que hay que superar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *