extremadura-merida
Actualidad
Comparte

Lo de menos hoy ha sido el resultado. Lo realmente importante estaba en la grada. Sencillamente impresionante. Gracias a los más de 1.500 aficionados del Mérida que se desplazaron a Almendralejo para animar a su equipo, el punto conseguido es vuestro.Y gracias también a la afición del Extremadura. Comportamiento ejemplar entre ambas hinchadas. El fútbol modesto ha dado hoy una nueva lección de compromiso y comportamiento. Sobre el verde, lo esperado: igualdad, intensidad y más corazón que cabeza en fases del partido por parte de ambos equipos. El punto conseguido por los de Eloy Jiménez cuando ya se rozaba el final del encuentro, como dice el propio técnico romano, hay que hacerlo bueno ganando el próximo domingo a las 18.30 horas en el Romano a un rival directo por entrar en los playoffs, el Villanovense, en otro derbi que se antoja espectacular.

Los locales entraron mejor en el partido que los emeritense, al menos parecían más enchufados en los primeros minutos; pero a medida que transcurría el tiempo, los de Eloy Jiménez se iban haciendo con el control del juego y llegaban cada vez en mayor medida al área local, sobre todo jugando por banda izquierda con Migue Marín y Óscar Rico generando peligro, y con mucho trabajo para el meta Toni Doblas resolviendo bien disparos de Yacine y Hugo Díaz. Sin embargo, el marcador no se movió.

Tras el descanso, el Mérida siguió buscando más la portería rival, esta vez con el lateral Alex Diez llegando continuamente por banda e incluso creando peligro con un disparo que de nuevo sacó Doblas. Con un encuentro cada vez más alocado, llegó un zambombazo desde fuera del área de Pierre (el mejor de los locales) ante el que nada pudo hacer Mandaluniz. Un verdadero golazo.

Corría el minuto 80 y todo parecía indicar que quien marcase primero se llevaría la victoria. Sin embargo, el Mérida no bajó los brazos y cuando se rozaba el minuto 90 empató por un penalti por manos dentro del área local que transformó Hugo Rodríguez, que había salido un cuarto de hora antes y que cuajó unos buenos minutos. El empate parecía hacer justicia por los méritos del Mérida, que incluso pudo ganar el choque en el último suspiro por medio de Hugo Díaz, cuyo disparo atajó una vez más Toni Doblas, también muy destacado todo el partido.

Un punto para ambos equipos en un partido tremendamente emocionante, que se recordará por el gran ambiente en las gradas, y que sirve al Mérida para seguir soñando con entrar entre los cuatro primeros (el domingo lo tiene en su mano ante un rival directo como es el Villanovense) y que da alas a los azulgranas para continuar en su pelea por dejar las posiciones peligrosas de la tabla.

Lo mejor del partido; sin duda, estuvo en la grada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *