MERIDA-SANLUQUEÑO
Actualidad
Comparte

“Nos ha salido el partido que queríamos”. Así resumió el entrenador del Sanluqueño el encuentro de esta tarde en el Romano. Y así fue. Los visitantes supieron jugar un partido trabado, buscando gastar minutos al reloj cuando fuese necesario; mientras que los locales gozaron de más ocasiones, sobre todo en los últimos veinte minutos, aunque no encontraron el fruto del gol. Uno supo jugar a lo que venía, y el otro no pudo encontrar la solución para perforar la meta rival. Poco fútbol en general, con más corazón que cabeza en ocasiones y asedio final sin recompensa. Empate que sabe a victoria para el Sanluqueño y que amarga al Mérida.

Poco juego en el primer acto del partido. Los locales fueron de menos a más mientras el rival hacía lo contrario. Muchas imprecisiones y juego en el centro del campo y pocas ocasiones de ataque; más para los emeritenses, que tuvieron la más clara en las botas de Alex Díez a la media hora de encuentro en una jugada personal que acabó con un disparo ligeramente desviado. Los gaditanos empezaron queriendo tener la pelota pero acabaron la primera parte huyendo de ella, intentando robar minutos al reloj, para desesperación de la grada. Muy poco fútbol en los primeros 45 minutos, con mucho respeto por parte de ambos equipos.

Tras la reanudación, los visitaron parecían querer controlar más la pelota y empezaron con más posesión de ella; incluso gozaron de una gran ocasión con un balón de Carlos Jesús desde fuera del área que se estrelló en la cruzeta. Sin embargo, ahí decidió replegarse y esperar. Mientras tanto, los locales tomaron las riendas y en diez minutos tuvieron tres grandes ocasiones, sobre todo una en la cabeza de Mongil, que remató al palo una falta lanzada por Hugo Rodríguez. Antes, la tuvo Yacine tras una gran jugada persona de Alex Díez, que estuvo muy bien todo el encuentro. El delantero además no se entendió en una jugada con Hugo Díaz que pudo abrir el marcador, y que en las postrimerías del choque no pudo controlar un esférico que le dejaba solo ante el meta local.

Los visitantes buscaban perder todo el tiempo posible, buscaron jugar su partido, y lo consiguieron. El punto les sabe a gloria, pero amarga a los locales tras cuatro victorias consecutivas.

Toca seguir luchando, porque como dice su técnico Eloy Jiménez, “este es un gran equipo, un gran vestuario, muy comprometido y estoy seguro de que vamos a estar en la pomada hasta el final”.

El domingo espera el Extremadura UD en Almendralejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *